El impacto de la 3ª ola obligó a Meliá a mantener más de la mitad de sus habitaciones cerradas, acusando una caída de ingresos del -80% respecto al 1er trimestre de 2019, y atisba una positiva recuperación para el verano  

Los Resultados no ofrecen sorpresas, al reflejar la paralización de la demanda de forma casi global, debido a los rebrotes y las restricciones a la movilidad
 
El repunte de la pandemia en el 1er trimestre de 2021 provocó un comportamiento del negocio casi idéntico al trimestre anterior
 
El Grupo ha comenzado a reabrir sus grandes hoteles vacacionales y pone a punto su plan de retorno y recuperación priorizando la seguridad sanitaria con Stay Safe With Meliá
 
Satisfactoria evolución de las reservas en los hoteles vacacionales españoles, combinada con una fuerte tendencia al “last minute” 
(*) La comparativa con el ejercicio anterior queda desvirtuada ya que el 1er trimestre 2020 no registró impacto de la pandemia hasta el 15 de marzo

Leer noticia completa con todo el informe aquí >>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *